Retratar esa parte de la sociedad que se anima a olvidarse de la mirada ajena representada a través del genero femenino.

Una mirada grotesca que combina dulzura con ironía, porque para mi de eso se trata el grotesco, de reírse de uno mismo y de la realidad pero no con maldad, sino desde la comprensión, el amor y con una gran dosis de humor y aceptación.

LA MIRADA DEL OTRO y EL QUE DIRÁN. La Place

 

La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares

LA MIRADA DEL OTRO y EL QUE DIRÁN. La Place

 

LA MIRADA DEL OTRO y EL QUE DIRÁN. La Place

 

LA MIRADA DEL OTRO y EL QUE DIRÁN. La Place

Disimulando detrás de una escoba, aprovechando la generosidad de un mate, apelando a la amabilidad vecinal, allí se ocultan ellas, las chusmas de barrio.

Son iconos de la vida cotidiana de cada ciudad, en su costado más íntimo. Van rodeadas siempre de comadronas y son odiadas irremediablemente por llevar y traer chismes de todo tipo. Tienen la crítica siempre en la punta de la lengua.

Y, sin embargo, son muy amadas, como los personajes entrañables y pintorescos que representan. Ellas le dan color y picante, con sus lenguas filosas, a ésta, a veces aburrida, sociedad.

La idea de ponerlas como protagonistas de esta exposición es mostrar su costado grotesco y chabacano, ridiculizándolas y poniéndolas como sujeto de esa crítica despiadada que ellas mismas realizan, cada día religiosamente. Que sea este un espejo crítico y cómplice de su propio comportamiento.

La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares

LA MIRADA DEL OTRO y EL QUE DIRÁN. La Place

La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares
La mirada del otro y el que diran en la Place by Magdalena Ares